Eólica en Centroamérica: parques de energías renovables en Nicaragua, Costa Rica, Honduras, Panamá y Guatemala.

Eólica en Costa Rica: parque en Tilarán

REVE

Tilarán es viento y lluvia, y en el cerro Tovar, a cuyos pies se levanta esta ciudad de Guanacaste, se construye un espacio recreativo cuyo fin es proporcionarles a los vecinos y turistas un sitio desde donde admirar el paisaje y compartir: el parque del Viento.

Con fondos provenientes del impuesto que se cobra por salir del país, el Gobierno local impulsa este proyecto, que tiene un costo de  ¢15 millones y que se espera esté listo y abierto al público a principios de junio.

Juan Pablo Barquero, alcalde municipal, explicó que el propósito del parque es “aprovechar el petróleo que tiene Tilarán: el viento” con un objetivo que apunta a la atracción del turismo. Se pretende que este  no solo pase por el cantón, camino a La Fortuna (San Carlos) y a Monteverde (Puntarenas), sino que también visite sitios interesantes.

El cerro Tovar, un volcán extinto que se alza al sureste de esa población y  a 634 metros sobre el nivel mar, es un mirador natural que permite una observación de 360 grados. Desde allí se puede apreciar la ciudad, varios proyectos de energía eólica, la llanura guanacasteca, los volcanes Rincón de la Vieja, Miravalles y Tenorio, los cerros de San José…

Para ello, la Municipalidad aprovecha la donación de 3,5 hectáreas que la framilia Esquivel-Tovar entregó en el 2015 a la comunidad para que se dedicara a la recreación.

En la cumbre, donde se levanta una cruz de concreto, habrá mesas y  asientos para el descanso o para compartir un almuerzo u otras actividades, así como dos miradores y un área para recreación infantil.

En una segunda etapa, el parque del Viento y la cruz será iluminadas con energía solar y, para tal efecto, se instalarán paneles.

Para los tilaranenses, el cerro Tovar es un vecino siempre presente y donde la gente suele ir. Allí, en 1942, se erigió una cruz de madera para recordar la llegada de una misión evangelizadora al cantón. Luego, a principios de los años 60, se construyó una estructura de hierro que sucumbió a la fuerza del viento. La actual es de  concreto y varillas de acero, y sus bases recibieron un reforzamiento como parte de los trabajos del nuevo parque.

Atrapar al turista. Por años, Tilarán ha visto el tránsito de turistas  que se dirigen hacia el lago de Arenal, el volcán homónimo y La Fortuna o rumbo a Monteverde. Ahora, las autoridades locales, dueños de hoteles y restaurantes quieren que los visitantes encuentren atracciones en el cantón. En este sentido, las cataratas de Viento Fresco, en el distrito de Quebrada Grande, empiezan a estar en el itinerario del turismo.

Como parte de esa estrategia, ya está en proyecto a la remodelación del parque central Domingo Flaqué, de la ciudad, y para lo cual la Municipalidad ha promovido talleres con participación de sectores de la población para recabar ideas de cómo se cambiará la cara de ese espacio.

Las obras costarán ¢30 millones, informó el alcalde Barquero.

Asimismo, ya se han identificados decenas de lugares potenciales para la explotación con fines turísticos en el cantón.

nacion.com