Brasil promete reducir emisiones de gases de invernadero

REVE

Brasil busca conseguir esos objetivos aumentando la disponibilidad de energías renovables, como energía solar, eólica y biomasa y reduciendo la deforestación de la Amazonia.

La presidentsa de Brasil, Dilma Rousseff dijo que Brasil tiene una “ambición” de conseguir 43% de reducción de emisiones para el 2030.

Brasil promete reducir emisiones de gas de invernadero

La presidenta Dilma Rousseff anunció los objetivos de Brasil para un acuerdo clave sobre cambio climático en un discurso en la ONU en Nueva York el domingo.

Además del compromiso del 2025, Rousseff dijo que Brasil tiene una “ambición” de conseguir 43% de reducción de emisiones para el 2030.

El Instituto de Recursos Mundiales, un centro de estudios ambientales, dijo que las emisiones en Brasil cayeron 36% entre el 2005 y el 2011 gracias mayormente a esfuerzos para reducir la deforestación.

El Observatorio del Clima, que congrega a una treintena de organizaciones ecologistas, valoró las metas que Brasil presentará en la próxima conferencia sobre cambio climático COP21, anunciadas hoy por la presidenta Dilma Rousseff, en un discurso pronunciado en la ONU.

“Aunque sea insuficiente en función de lo que pudiera contribuir Brasil”, se trata de una de las metas “más ambiciosas presentadas hasta ahora”, declaró el secretario ejecutivo del Observatorio del Clima, Carlos Rittl.

Rousseff anunció las metas de su país para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21), que se realizará en París en diciembre próximo, en el marco de la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible, que se celebra en la sede de la ONU en Nueva York.

El objetivo de Brasil, según dijo la mandataria, será reducir sus emisiones de gases contaminantes en un 37 % para 2025 con relación a los niveles de 2005, aunque Rousseff agregó que esa rebaja puede llegar al 43 % para 2030.

En ese sentido, indicó que Brasil garantizará que las energías renovables, incluida la hidráulica, representen el 45 % de su red de generación, frente a la media global del 13 %.

También ratificó su intención de eliminar por completo la tala ilegal en la región amazónica y contrarrestar las emisiones de la deforestación legal.

En el mismo marco, Brasil recuperará hasta el 2025 una área de 12 millones de hectáreas degradadas, según anunció Rousseff.

En opinión del secretario ejecutivo del Observatorio del Clima, “Rousseff demuestra, con ese anuncio, que Brasil quiere salir del grupo de países que son parte del problema, para integrar el grupo de los que buscan una solución”.

El Observatorio del Clima, que congrega a una treintena de organizaciones ecologistas, valoró las metas que Brasil presentará en la próxima conferencia sobre cambio climático COP21, anunciadas hoy por la presidenta Dilma Rousseff, en un discurso pronunciado en la ONU.

“Aunque sea insuficiente en función de lo que pudiera contribuir Brasil”, se trata de una de las metas “más ambiciosas presentadas hasta ahora”, declaró el secretario ejecutivo del Observatorio del Clima, Carlos Rittl.

Rousseff anunció las metas de su país para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21), que se realizará en París en diciembre próximo, en el marco de la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible, que se celebra en la sede de la ONU en Nueva York.

El objetivo de Brasil, según dijo la mandataria, será reducir sus emisiones de gases contaminantes en un 37 % para 2025 con relación a los niveles de 2005, aunque Rousseff agregó que esa rebaja puede llegar al 43 % para 2030.

En ese sentido, indicó que Brasil garantizará que las energías renovables, incluida la hidráulica, representen el 45 % de su red de generación, frente a la media global del 13 %.

También ratificó su intención de eliminar por completo la tala ilegal en la región amazónica y contrarrestar las emisiones de la deforestación legal.

En el mismo marco, Brasil recuperará hasta el 2025 una área de 12 millones de hectáreas degradadas, según anunció Rousseff.

En opinión del secretario ejecutivo del Observatorio del Clima, “Rousseff demuestra, con ese anuncio, que Brasil quiere salir del grupo de países que son parte del problema, para integrar el grupo de los que buscan una solución”.