Sociedad sino-mexicana invertirá unos 120 millones de dólares en parque eólico en Yucatán

REVE

Un parque con 36 aerogeneradores montados sobre torres de 120 metros de altura en la península de Yucatán, situada en el sureste de México, supondrá una inversión de unos 120 millones de dólares estadounidenses, la mayor de una empresa china en energía eólica en todo el país.

La central eólica será construida y operada en la municipalidad de Progreso, en el estado de Yucatán, por Energía Renovable de la Península, una firma producto de la sociedad entre la desarrolladora de proyectos mexicana Viva Energía y el fabricante chino de turbinas Envision Energy.

“Este proyecto constituye la inversión más importante de cualquier empresa china en el sector de energía eólica en México”, comentaron a Xinhua el director para América Latina de Envision Energy, Rafael Valdez, y el director general de Viva Energía, Benigno Villarreal.

La sociedad proyecta una inversión de 120 a 125 millones de dólares para el desarrollo de la central, que tendrá una capacidad instalada de 90 megavatios, de los cuales 85 proveerán de energía a la empresa estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) y el resto a compradores privados.

El proyecto es uno de los 18 parques de energía limpia que 11 firmas construirán en México tras obtener contratos en la primera subasta efectuada por el Gobierno federal, a través de la que se venderán unos 5,4 millones de megavatios-hora anuales a la CFE, la única comercializadora de usuarios residenciales y comerciales.

La alianza entre Viva Energía y Envision Energy se adjudicó el contrato a largo plazo para surtir a la CFE la electricidad que generará el parque de Progreso a un precio de entre 63 y 65 dólares por megavatio-hora.

“Estamos muy contentos porque de muchas inversiones que se habían visto del país asiático en América Latina, como región, en su mayoría se trataron de proyectos de recursos naturales, de la industria extractiva”, manifestó el director para América Latina de la firma china.

Sin embargo, explicó, esta inversión “es capital, tecnología e infraestructura que llega a México para quedarse” y destacó que generará energía que se transformará en productividad en la península, en empleos y en una derrama económica importante.

El proceso de construcción del parque se iniciará en el segundo semestre de 2016 y se prevé que esté listo el próximo año, incluso antes de la fecha marcada por el Gobierno para su puesta en operación, en marzo de 2018.

Valdez detalló que están en conversaciones con bancos de desarrollo multilaterales e instituciones bancarias de ambos países para financiar el proyecto eólico, el único de la subasta que ofreció un esquema híbrido para abastecer a la CFE y al sector privado mediante el mercado eléctrico mexicano.

Catalogado como una fabricante de turbinas líder a nivel global, Envision Energy traerá a México los 36 aerogeneradores de 2,5 megavatios de potencia y rotores de 110 metros de diámetro, cada uno, en tanto que las torres de acero serán producidas en el país.

El parque eólico de Progreso será el segundo que ambas empresas desarrollen en un lapso de un año en Yucatán, pues en este 2016 también iniciarán la construcción de una central de 70 megavatios de capacidad instalada en la municipalidad de Dzilam de Bravo.

Con una inversión proyectada de unos 80 millones de dólares, esa central situada en la costa del norte del estado tendrá 28 aerogeneradores de 2,5 megavatios para vender electricidad a varias empresas de la península, conformada por los estados de Yucatán, Quintana Roo y Campeche.

Por su parte, el principal de Viva Energía, José Antonio Aguilar, explicó que decidieron establecer los proyectos en Yucatán ante la creciente demanda de electricidad en ciudades y balnearios turísticos de la península, entre estos Cancún y la Riviera Maya, en la costa del Caribe de Quintana Roo.

“Durante los últimos 12 años la demanda de energía en la península creció alrededor del siete por ciento, según las estadísticas de la Secretaría (ministerio) de Energía, cuando el promedio nacional es del 3,2 por ciento”, detalló Aguilar.

Los dos parques también serán los primeros que las compañías desarrollan en conjunto tras cristalizar su sociedad en 2015, luego de que Envision Energy decidiese entrar con Viva Energía a México por el potencial del mercado y las regulaciones energéticas implementadas por el Gobierno, indicó Valdez.

Hasta entonces, la presencia de la firma china en América Latina se centraba en proveer desde 2014 turbinas eólicas para parques en Chile, dos de los cuales suman actualmente una capacidad de 21 megavatios.

Valdez adelantó que los parques en la península son el precedente del trabajo que se plantean llevar a cabo en México, dado que su meta es desarrollar proyectos hasta llegar a los 2.000 megavatios de capacidad durante los próximos cinco años.

Destacó que la llegada de Envision Energy al país se enmarca dentro de los esfuerzos establecidos por los Gobiernos de México y de China por crear un ambiente que facilite la transferencia de capital y tecnología.

“Nos tiene muy entusiasmados la oportunidad de entrar al mercado mexicano y que se cristalice ya con dos proyectos que tenemos prácticamente listos para iniciar construcción este año”, dijo el directivo de Envision Energy.