De los 22 aerogeneradores eólicos que tiene el parque eólico, 18 turbinas eólicas están ubicadas a orillas del Lago de Nicaragua, en una longitud de 3 kilómetros y las otras 4, al lado oeste de la Carretera Panamericana. Este proyecto de energía eólica sería el segundo más grande que se realiza en Nicaragua, después del proyecto eólico Amayo. En la primera semana de noviembre dará inicio el programa de energías renovables “Eoleo” que comenzará con 22 turbinas eólicas. El proyecto eólica en total representa una inversión 115 millones de dólares, de los cuales 90 millones de dólares son de bancos europeos, entre ellos Francia, Holanda y Alemania, y los otros 25 millones de dólares son puestos por socios de Nicaragua. Los bancos europeos financian el proyecto eólico con un plazo de 15 años, pero según los constructores del proyecto, el pago de la inversión se haría en menos de este tiempo establecido por los inversionistas. Este proyecto tendrá una capacidad para generar 44 megavatios de energías renovables para Nicaragua, el que está ubicado en el kilómetro 122,8 de la Carretera Panamericana de Rivas, al sur del país. La construcción del parque eólico duró 6 meses, y una vez que entre a operar quedará a manos de 30 operarios con recurso humano calificado. La visita al proyecto estuvo conformada por el embajador de Francia, la representante de negocios de la embajada de Holanda, y el representante de la Agencia Francesa de Cooperación para el Desarrollo.

Energías renovables cubrirán el 90% del consumo en Nicaragua en 2020

REVE

Con una profunda revolución energética, país aspira a transformar completamente la matriz de energía a renovable. Para ello será clave la puesta en funcionamiento de la hidroeléctrica Tumarín.

La apuesta está fijada, principalmente, en la central hidroeléctrica Tumarín, que se construirá con una inversión de US$1.100 millones y que generará 253 megavatios de energía, la mitad de lo que actualmente consume Nicaragua. Esa planta, propiedad de la empresa Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), creada por la estatal brasileña Eletrobras y el conglomerado Queiroz Galvão, comenzará a funcionar el 28 de febrero de 2019, según anunciaron sus ejecutivos recientemente en Managua.

nicaragua wind map

Con la entrada en funcionamiento de esa planta, el Gobierno prevé que el 90% de la energía consumida en el país provenga de energías renovables antes de 2020. De acuerdo con un análisis de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), para que eso sea posible, va a depender “de si entra o no Tumarín” a funcionar. De lo contrario, según ese organismo de políticas públicas, la matriz energética continuará compartida o mixta entre la energía que se genera con combustible fósil y la renovable, pese a los recursos naturales con los que cuenta Nicaragua.

photovoltaic-getty

Y es que Nicaragua tiene un potencial para generar al menos 1.519 megavatios de energía geotérmica, equivalente a cerca de tres veces el consumo total en la actualidad, de acuerdo con el Ministerio de Energía y Minas. Nicaragua se encuentra en la cordillera de los Maribios, que pertenece al “cinturón de fuego” del Pacífico, una de las zonas volcánicas más activas del mundo, y sólo aprovecha el 7 % de su potencial geotérmico.

La central de energía geotérmica  Momotombo es el área geotérmica más estudiada de Nicaragua, tiene un área de explotación de dos kilómetros cuadrados, y la primera investigación se realizó en 1966.
La central de energía geotérmica Momotombo es el área geotérmica más estudiada de Nicaragua, tiene un área de explotación de dos kilómetros cuadrados, y la primera investigación se realizó en 1966.

Actualmente, existen doce puntos aptos para producir energía con el calor de los volcanes, de los cuales dos están siendo explotados, tres están bajo concesión de exploración y los otros siete aún están “vírgenes”, aunque hay empresas interesadas, según las autoridades.

Los fuertes vientos que azotan al departamento de Rivas, en el Pacífico sur de Nicaragua, es otro atractivo para los que deseen invertir en energía limpia en este país. Esa zona se ha convertido en la meca de la energía eólica del país, donde operan cuatro parques eólicos y generan la quinta parte de la energía eléctrica que consume Nicaragua.

Eólica en Nicaragua

Según el asesor presidencial en Energías Renovables, Emilio Rappaccioli, Nicaragua es uno de los países centroamericanos más viables para desarrollar la generación de energía a través del viento, con un potencial para explotar hasta 800 megavatios, cifra superior a la demanda nacional.

“Es cierto que la energía eólica tiene su máximo de generación en la temporada seca (verano), pero eso se compensa con los proyectos hidroeléctricos que funcionan cuando hay lluvias”, explicó el funcionario, anterior ministro de Energía y Minas.

Rappaccioli destacó que la generación de energía eólica es limpia, sostenible, reduce las emisiones de dióxido de carbono y es económicamente favorable por el ahorro que supone, al evitar la importación de búnker o fuel oil para alimentar las centrales térmicas, que generan energía a un costo más alto.

Nicaragua también tiene previsto desarrollar la planta hidroeléctrica Boboqué, que compartirá la misma cuenca de Tumarín, que costará 245 millones de dólares y producirá 70 megavatios, entre otros pequeños proyectos hidroeléctricos.

El Gobierno proyecta captar inversiones por US$4.000 millones en la generación de energía con fuentes renovables en los próximos 15 años. Con esas inversiones pretenden incorporar 1.354 megavatios de energía a base del calor de los volcanes, el viento, el agua, el sol o de los desechos de los ingenios, que integran las fuentes renovables, durante el período 2014-2028, más del doble de lo que actualmente consume. Nicaragua espera producir el 97% de su energía a partir de fuentes renovables para el año 2028.