La promoción de las energías renovables se encuentra en el centro del debate actual sobre política energética. La eólica se ha convertido en la primera fuente de generación de electricidad del Estado español, según los últimos datos de Red Eléctrica de España (REE). Pero, además, genera más ahorros para la sociedad que las primas que recibe para incentivar su utilización, según un estudio de la Universidad del País Vasco UPV-EHU. Desde un punto de vista económico, la pregunta se enfoca hacia la determinación del coste de los sistemas de retribución. Por un lado, si los incentivos resultan tan caros como se viene sosteniendo en las últimas modificaciones regulatorias y, por otro, si el efecto es similar para todas las tecnologías renovables. Un estudio del grupo de investigación Bilbao Energy Research Team (BERT) de la UPV/EHU aborda estas cuestiones de manera empírica y concluye que la energía eólica sigue dando más ahorros que lo que suponen sus incentivos, mientras que las tecnologías solares fotovoltaicas aún se encuentran en fase de desarrollo. El estudio ha sido publicado en la revista Energy Policy. El estudio de la UPV/EHU analiza el mercado eléctrico en España durante el período 2008-2012, etapa de máxima penetración renovable en España, en la que la producción de energía del Régimen Especial aumentó en un 57 %, y cuantifica su coste. Para ello, en primer lugar, han medido el ahorro de mercado producido por la participación de las fuentes renovables y, en segundo lugar, han calculado el importe abonado en concepto de incentivos a la energía verde. La diferencia entre ambas magnitudes representa el coste neto de la energía renovable. A diferencia de otros trabajos publicados hasta la fecha, “en este trabajo se presentan por primera vez los resultados separados por tecnología renovable, demostrando que las conclusiones generales no pueden aplicarse a todas las tecnologías indistintamente” señala Cristina Pizarro-Irizar, autora principal del trabajo. Entre los principales resultados obtenidos, destacan que en las etapas iniciales (2008-2009), cuando la capacidad renovable instalada era más reducida, los ahorros que la generación renovable en su conjunto produjo en el mercado eléctrico fueron superiores a los costes del sistema. “Supuso unos ahorros de entre 25-45 euros por megavatio-hora (MWh), según el año” destaca Pizarro-Irizar. Sin embargo, a partir de 2010, momento en que la producción renovable comienza a crecer de forma exponencial, los costes regulatorios se incrementan excesivamente, imponiendo un coste neto positivo sobre el sistema. “La penetración de la energía renovable comienza a ser tan alta que los precios del mercado no bajan más y, sin embargo, los costes de los incentivos sí que suben. Hay un punto de inflexión y es precisamente en ese momento en el que el sistema deja de ser sostenible. En el mercado eléctrico de España, ese punto de inflexión se alcanzó en 2010” explica Cristina Pizarro-Irizar. Análisis de las distintas fuentes por separado De todas formas, analizando las distintas fuentes renovables por separado, observamos que hay diferencias sustanciales entre ellas. Esto se debe, “por un lado, a la penetración en el mercado de cada una de las tecnologías y, por otro, a la diferencia de incentivos entre tecnologías” subraya Pizarro-Irizar. De esta manera, “la energía eólica a día de hoy sigue dando más ahorros que lo que suponen sus incentivos, mientras que las tecnologías solares fotovoltaicas todavía no han sido capaces de tener una participación suficiente en el mercado eléctrico como para poder ser rentables, ya que aún se encuentran en fase de desarrollo” señala. Es decir, “los costes de mercado serían mayores si no hubiera energía eólica, pero esto no ocurriría con las tecnologías solares, que tradicionalmente han recibido retribuciones más elevadas” apunta Pizarro-Irizar. Cristina Pizarro-Irizar concluye que “los resultados de esta investigación demuestran la importancia del correcto diseño de los sistemas de incentivos y los riesgos del sobredimensionamiento de la retribución para algunas tecnologías”. Cabe destacar que Pizarro-Irizar no ve un futuro muy prometedor para la energía renovable, ya que debido a la falta de subvenciones, entre otros, no se está instalando nueva capacidad renovable en el Estado. “Todo ello repercutirá tanto desde el punto de vista medioambiental, puesto que seguiremos produciendo energía con tecnologías que emiten dióxido de carbono, como el económico, debido a que para la utilización de las tecnologías de gas, éste ha se der importado” señala Pizarro-Irizar. El grupo de investigación Bilbao Energy Researh Team (BERT) está integrado en el Departamento de Fundamentos del Análisis Económico II de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Bilbao de la UPV/EHU. El grupo de investigación está dirigido por Maria Paz Espinosa, doctora en Economía por la Universidad de Harvard y catedrática del Departamento de Fundamentos del Análisis Económico II en la UPV/EHU. El trabajo es parte de la tesis doctoral de Cristina Pizarro Irizar, Ingeniera de Telecomunicaciones por la UPV/EHU, y ha sido realizado con la financiación del programa de formación de personal investigador no doctor del Departamento de Educación, Política Lingüística y Cultura del Gobierno Vasco, el Ministerio de Economía y Competitividad y el Gobierno Vasco. Cristina Pizarro-Irizar colaborará con el Competence Center Energy Policy and Energy Markets del Fraunhofer Institute en Karlsruhe (Alemania) durante tres meses, desde el 1 de mayo hasta el 31 de julio. Dirección de Internet www.ehu.es Referencias A. Ciarreta, M.P. Espinosa, C. Pizarro-Irizar. “Is green energy expensive? Empirical evidence from the Spanish electricity market”. Energy Policy 69: 205-215 (2014). http://dx.doi.org/10.1016/j.enpol.2014.02.025 http://www.evwind.com/2014/08/27/eolica-da-mas-ahorro-que-lo-que-cuestan-sus-primas/

Informe sobre las energías renovables de la Agencia Internacional de la Energía

REVE

Los autores del estudio calculan que el volumen de inversión en energías renovables, eólica, termosolar y fotovoltaica, se situará en unos 230.000 millones de dólares anuales hasta 2020.

La agencia cita el caso de Brasil con la energía eólica terrestre, gracias a los recursos naturales y a las condiciones de financiación; pero también el del norte de Chile con la energía solar, debido a los altos precios de la electricidad y a la fuerte irradiación que se da allí de forma natural.

Las energías renovables aportaron el 22% de la electricidad el pasado ejercicio, un peso relativo equivalente al de las centrales de gas, pero inferior al de las de carbón, destacó la AIE en su informe sobre las tendencias del sector a medio plazo.

La producción mundial de la electricidad de energías renovables se incrementó un 5% en 2013, y seguirá creciendo a un ritmo del 5,4% anual hasta 2020, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que advierte del freno que pueden suponer las incertidumbres reglamentarias en muchos países.

Las renovables aportaron el 22% de la electricidad el pasado ejercicio, un peso relativo equivalente al de las centrales de gas, pero inferior al de las de carbón, destacó la AIE en su informe sobre las tendencias del sector a medio plazo.

El incremento hasta 2020 procederá esencialmente de nuevas centrales hidroeléctricas (37%) y de instalaciones eólicas en tierra (31%).

China representará el 40% de las nuevas capacidades de producción de electricidad de origen renovable, y en ese país aportarán cerca del 45% del incremento de la energía eléctrica.

En total, los países en desarrollo supondrán el 70% de la progresión. Por su parte, en los estados miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) aportarán el 80% de la producción suplementaria hasta 2020.

La agencia ?de la que forman parte la mayoría de los estados de la OCDE? alertó sobre el impacto negativo que tiene la incertidumbre sobre las políticas de renovables en algunos mercados clave.

La directora ejecutiva, Maria van der Hoeven, reconoció que algunas de esas tecnologías ya no necesitan altos niveles de subvenciones, pero “teniendo en cuenta que son intensivas en capital, requieren un retorno razonable y predecible para los inversores”.

En China, el principal problema son algunas barreras no económicas, pero también la ausencia de una red eléctrica integrada y el elevado costo de la financiación. En la Unión Europea, la falta de perspectivas sobre las políticas para después de 2020 y la ausencia de una red paneuropea que facilite el transporte de la generación de las renovables, por naturaleza variables.

Las nuevas inversiones en estas energías fueron en 2013 de unos 250.000 millones de dólares, por debajo de los 280.000 millones de 2012.

Una caída que ?dado que las capacidades instaladas aumentaron? se explica por la disminución del coste unitario, en particular en la energía fotovoltaica y en la eólica terrestre.

La rebaja de los costes unitarios y las condiciones que se dan en algunos países los hacen más susceptibles de experimentar un fuerte desarrollo de las renovables.

La AIE indicó que la producción de biocarburantes aumentó el pasado año en casi un 7 % hasta totalizar 115.000 millones de litros, y supuso un 3,5% de la demanda de carburantes para el transporte por carretera, una décima más que en 2012 (en 2007 era el 2%).

http://www.iea.org/Textbase/npsum/MTrenew2014SUM.pdf

http://www.evwind.com/2014/08/28/energias-renovables-creceran-un-54-anual-hasta-2020/

http://www.evwind.es/2014/08/28/international-energy-agency-iea-renewable-energy-market-report/47154