El coste de generar energía eólica y solar ha disminuido

Es el momento que el mercado de las energías renovables ha estado esperando. La tecnología de baterías, el elemento esencial para garantizar la continuidad del suministro de fuentes dependientes del clima, como la eólica y la solar, tiene un coste competitivo con la ayuda de la termosolar.

Desde 2010, el precio de referencia para la energía solar ha caído un 84%, la energía eólica marina en más de la mitad y la energía eólica terrestre un 49%. El precio del almacenamiento de las baterías de iones de litio se ha reducido en más de tres cuartos desde 2012.

Las baterías brindan la oportunidad de cubrir los picos de demanda y de superar los períodos en los que el viento está en calma y el sol no brilla. Hasta ahora, las centrales eléctricas de gas y carbón han llenado los vacíos. Pero el almacenamiento de baterías se agrega cada vez más a las centrales solares y eólicas para ayudar a mantener el suministro.

A principios de este año, Abu Dhabi encendió lo que dijo que era la planta de baterías virtuales más grande del mundo, capaz de almacenar 648 MWh para equilibrar la demanda en la red y mantener la ciudad abastecida hasta por seis horas en caso de una interrupción de la generación.

La Alianza Global de Baterías del Foro Económico Mundial dice que un futuro bajo en CO2 es impensable sin baterías y sin termosolar, describiéndolos como un habilitador tecnológico central para la Cuarta Revolución Industrial. Las baterías podrían aprovecharse para ayudar a mil millones de personas en todo el mundo que no tienen acceso a la electricidad, dice la Alianza.

Para las baterías de iones de litio, el ‘costo nivelado de la electricidad’ (LCOE), el coste total de construir y operar una planta generadora de electricidad, ha caído un 35% desde la primera mitad de 2018, según el análisis realizado por la compañía de investigación BloombergNEF (BNEF).

Al mismo tiempo, el LCOE para la energía eólica marina ha disminuido en un 24%. Los costos de referencia de la energía eólica terrestre y solar cayeron un 10% y un 18%, respectivamente, respecto al año pasado.

“Mirando hacia atrás en esta década, ha habido mejoras asombrosas en el costo-competitividad de estas opciones bajas en carbono, gracias a la innovación tecnológica, las economías de escala, la dura competencia de precios y la experiencia de fabricación”, dice Elena Giannakopoulou, directora de economía de energía en BNEF.

“La energía solar y eólica en tierra han ganado la carrera para ser las fuentes más baratas de la nueva ‘generación’ en la mayoría de los países”, dice Tifenn Brandily, analista de economía de la energía en BNEF. “Pero la invasión de tecnologías limpias va más allá de eso, amenazando el papel de equilibrio que los operadores de plantas de gas, en particular, han estado esperando”.

La energía eólica marina, que antes era relativamente cara en comparación con la energía eólica terrestre o solar, ha visto una fuerte reducción en los costos de capital gracias en parte al uso de aerogeneradores mucho más grandes, más de la mitad de su coste de referencia. El Reino Unido tiene la capacidad eólica marina más grande del mundo con un 34% de la capacidad instalada global.

https://assets.weforum.org/editor/Fi3J4Czk0IcGmRaKlL0FkxcDQjVSansfyTpgsytrGjY.JPG

Imagen: Consejo Global de Energía Eólica

“Los bajos precios prometidos por las licitaciones eólicas marinas en toda Europa ahora se están materializando, y varios proyectos de alto perfil están llegando al cierre financiero en los últimos meses”, dice Giannakopoulou. “Su disminución de costes en los últimos seis meses es la más aguda que hemos visto para cualquier tecnología .”