China lidera el crecimiento de energías renovables

A pesar de los enormes desafíos que enfrenta como un país en desarrollo y muy poblado, China encabeza el mundo en su esfuerzo por reducir las emisiones de carbono, precisó He Jiankun, presidente adjunto del Comité Nacional de Expertos sobre Cambio Climático de China.

He Jiankun ofreció este comentario en el contexto de la XXIV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 24, por sus siglas en inglés) que se celebra en Katowice, Polonia.

“China sobrepasa a otros países en emisiones de carbono debido a sus dimensiones, y no sólo económica, también por su vasto territorio y numerosa población. Sin embargo, el país está haciendo grandes esfuerzos para transformar su estructura energética y encabeza a otros países en el crecimiento de energías nuevas y renovables”, aseguró He.

Y añadió que China tiene las mayores capacidades de generación de energía hidroeléctrica, eólica y solar del mundo. Asimismo, también lidera a todos los países en el crecimiento anual de esos tres tipos de energía. En este sentido, la inversión del país en nueva energía, la más grande del mundo, sigue expandiéndose a una velocidad incomparable.

Para finales del año pasado, la capacidad de generación de energía renovable de China había alcanzado los 650 millones de kilovatios, lo que representa un 14 por ciento interanual. De acuerdo a la política y las acciones de China para abordar el cambio climático, el año pasado se generaron en el país un total de 1,6 billones de kilovatios-hora de energía hidroeléctrica, eólica y solar.

Como promedio, el mundo disminuye su intensidad de carbono -emisiones por unidad de PIB- en no más de un 2 por ciento por año, cifra que representa la mitad del resultado chino. En este sentido, He Jiankun indicó que la disminución de la intensidad de carbono en el gigante asiático es mucho más rápida que el ritmo de los países desarrollados.

El año pasado, la intensidad del carbono en China fue de un 46 por ciento menor que en el 2005, cumpliendo el objetivo de reducir las emisiones de carbono entre un 40 y un 45 por ciento para el 2020. Además, el país planea seguir recortando las emisiones para reducir la intensidad entre un 60 y un 65 por ciento. Y para el 2030 espera aumentar en un 20 por ciento la proporción de energía combustible no fósil dentro de la estructura energética nacional.

He Jiankun también señaló que el país podría vender este año entre 1 millón y 1,5 millones unidades de vehículos eléctricos, cifra que representa más de la mitad de las ventas totales mundiales de ese tipo de coches.

“A pesar de que se enfrenta a mayores desafíos que los países desarrollados, China ha producido logros sustanciales para reducir las emisiones de carbono”, recalcó He.

“Como país en desarrollo, debemos coordinar nuestros esfuerzos para promover el desarrollo sostenible, abordar el cambio climático y mejorar los medios de subsistencia de la población mediante el desarrollo de la economía. Dentro de eso, hay que tratar de reducir la intensidad de carbono”, precisó.

Sin embargo, con otros desafíos medioambientales abordados, los países desarrollados, que han logrado una amplia modernización, pueden y deben concentrar esfuerzos para la reducción del carbono.

Ahora que Estados Unidos se ha retirado del Acuerdo de París, muchos países esperan que China desempeñe un mayor protagonismo ante la problemática del cambio climático.

“Pero asumir un papel protagónico no significa que China tenga que hacer algo más allá de su capacidad o desconsiderar sus condiciones nacionales”, recalcó He.

“En lugar de asumir la responsabilidad que abandona Estados Unidos, debemos hacer lo que podamos de acuerdo a nuestras propias capacidades”, insistió He. “Los países en desarrollo no tienen otra opción que adherirse a un camino de desarrollo con poco carbono para reducir las emisiones y promover el desarrollo social y económico. La experiencia de China proporciona instructivas referencias al respecto.”

China ha demostrado un gran liderazgo en la lucha contra el cambio climático, aseguró Meenakshi Raman, asesor jurídico y coordinador del Programa de Cambio Climático de la Red del Tercer Mundo, sistema formado para fortalecer la cooperación entre los grupos de desarrollo y medio ambiente de países en desarrollo.

“China todavía encabeza el mundo en emisiones de carbono. Pero no es válido comparar las emisiones de China con las de los países desarrollados”, considera Raman.

“No es lo mismo. En la historia del cambio climático muchos de los problemas que enfrentamos hoy surgieron en gran medida porque muchos de los países desarrollados que se han hecho ricos, jamás restringieron sus emisiones de carbono”, enfatizó el coordinador del Programa de Cambio Climático de la Red del Tercer Mundo.

María Fernanda Espinosa, presidenta de la Asamblea General de la ONU, en una entrevista con Xinhua declaró que China tiene un “papel crítico” en la lucha contra el cambio climático y que ha hecho “un progreso inmenso” en tecnologías con bajas emisiones de carbono, así como en el trabajo de políticas sobre la reducción de emisiones.

“Estoy impresionada con el compromiso de China y sus metas climáticas. Tres años antes de lo programado ya han cumplido con su objetivo del 2020”, manifestó la presidenta de la Asamblea General de la ONU.

“Creo que la demostración de China de reforzar la acción climática y el desarrollo económico ofrece una ruta a seguir y un aliento para otros países hacia un futuro sostenible y próspero”, concluyó Espinosa.