La eólica marina despega en Canarias

REVE

Esteyco y Gamesa completan estos días la instalación a kilómetro y medio de distancia de la costa de Gran Canaria de la primera turbina eólica marina del país, un prototipo que podría abaratar hasta un 30% el coste de este tipo de parques.

Los parques eólicos marinos están llamados a revolucionar el sector de las renovables, porque en mar abierto pueden instalarse turbinas mucho más grandes que en tierra, con mayor rendimiento y, sobre todo, con un impacto paisajístico menor.

Sin embargo, su instalación resulta muy compleja, porque es necesario transportar a alta mar los aerogeneradores en piezas, ensamblarlos en su emplazamiento y cimentar su base, todo ello en varios días de trabajo que requieren operar con buques especializados que resultan escasos y costosos (de 200.000 a 400.000 euros por jornada).

“En el mar del Norte, donde están hoy la mayoría de los parques eólicos ‘offshore’, se calcula que la instalación de los aerogeneradores representa la mitad del coste del parque”, explica a Efe el ingeniero Javier Nieto, la empresa española que lidera el desarrollo de este nuevo prototipo, con apoyo financiero de la UE.

El nuevo generador que se instala estos días junto a la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocán) cambia por completo ese concepto: se monta en el puerto, su estructura de cimentación flota hasta que se fondea en el emplazamiento definitivo y la torre con el rotor se autodespliega de forma telescópica.

Pero, sobre todo, remarca Nieto, solo precisa de la intervención de un remolcador portuario convencional, lo que reduce de forma considerable los costes de instalación, hasta un 30 por ciento.

El prototipo que se va a probar en la costa de Gran Canaria es un aerogenerador que se fondeará a 30 metros de profundidad, que emerge 90 metros por encima del nivel del mar y que lleva un rotor de Gamesa de cinco megavatios de potencia y un diámetro de palas de 132 metros.

En concreto, el rotor elegido es una versión mejorada del aerogenerador que la empresa vasca lleva varios años operando en pruebas en los muelles del puerto de Arinaga, en el sureste de Gran Canaria, y que ha batido todos los récords de producción eléctrica eólica en España.

En principio, Esteyco y Gamesa habían pensado en probarlo también en frente a Arinaga, pero finalmente se han decidido a fondearlo junto a la Plataforma Oceánica, porque esa instalación científica les ofrece muchas ventajas operativas y facilita el poder evacuar a la costa la electricidad generada, que se espera que sea suficiente para abastecer el consumo de 3.000 hogares.

Los responsables de este prototipo destacan el apoyo que han recibido del Gobierno de Canarias para poder llevar a cabo este ensayo y confían en sus resultados “den un impulso” al desarrollo de la energía eólica marina en las islas.