UTE empleará los excedentes de eólica para generar electricidad con bombeo

REVE

Entre sus principales beneficios las centrales de bombeo dan la posibilidad de almacenar los excesos de energías renovables no gestionables como la eólica, la energía solar fotovoltaica o la hidráulica en situación de vertimiento.

Para optimizar el uso de la eólica como fuente de energías renovables, UTE evalúa la construcción de una central hidroeléctrica de acumulación y bombeo que utilice agua y viento, para lo que sería necesaria una inversión de US$ 300 millones.

El desarrollo de la energía eólica como alternativa para la generación de electricidad es uno de los principales proyectos que UTE lleva adelante en este quinquenio en el marco del plan de diversificación de la matriz eléctrica.

Junto con la incorporación progresiva de esta fuente al sistema eléctrico, el ente ya piensa en más inversiones para que se pueda aprovechar el recurso en toda su plenitud. Y es por eso que este mes el directorio de UTE recibirá un estudio de factibilidad para la instalación de una planta de acumulación y bombeo de agua.

Este tipo de centrales se basa en el almacenamiento de energía mediante el bombeo de agua desde un embalse inferior hasta un embalse superior, con por lo menos 100 metros de desnivel.

Esta tarea se realiza utilizando energía eólica cuando su potencia supera a la demanda, por ejemplo en horas valle (período diario de menor consumo). Luego cuando la demanda de electricidad es mayor, se utiliza el agua acumulada para generar energía.

El presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, dijo a El País que estas centrales se van a necesitar en unos cinco años y en la medida que se vaya incorporando más energía eólica al sistema. El ente trabaja en determinar cuáles son los puntos más adecuados en el país para la instalación de la primera de estas centrales.

En principio, se maneja como alternativa una planta con una capacidad de 200 megavatios (MW) y 12 horas de almacenamiento, cuyo costo de construcción rondaría los US$ 300 millones. Entre las opciones de ubicación hasta ahora manejadas, el punto más adecuado sería en Sierra de la Aurora (Cuchilla Negra) en Rivera.

Otras ubicaciones que evalúa la empresa pública son en Sierra de Tambores (Tacuarembó) y Sierra de los Ríos, en Cerro Largo (ver cuadro).

Un trabajo realizado por el gerente de generación de UTE, Oscar Ferreño, al que accedió El País, señala que para aprovechar la energía en exceso se puede recurrir a tecnologías de almacenamiento y “la más madura” es la utilización de plantas de acumulación por bombeo o centrales hidroeléctricas reversibles.

Este tipo de plantas, al igual que una planta hidroeléctrica convencional puede sustituir rápidamente a la eólica o a la solar cuando el recurso desaparece “bruscamente”, pero también puede consumir y almacenar los excesos de producción.

“Las centrales hidroeléctricas de bombeo o reversibles pueden almacenar los vertidos de eólica u otra energía renovable no convencional durante los valle de la demanda y devolverlos en la primera oportunidad que la demanda supera a la potencia eólica”, dice el documento.

Estas usinas serán necesarias, por ejemplo, si se quiere que la energía eólica supere el 35% de participación en el suministro a la demanda, uno de los objetivos oficiales para los próximos años. Esto supondría generar unos 1.200 MW de energía eólica (ver nota aparte).

“Estamos con esa disyuntiva de si es factible o no. Los primeros estudios que nos han proporcionado indican que sería una buena decisión. Es una obra interesante y de mucha envergadura”, dijo a El País el director de UTE en representación del Partido Nacional, Luis Eduardo Pereira.

El jerarca recordó que la planta permitirá utilizar el excedente de energía eólica en algunas horas del día y también dará la posibilidad de acumularla.

“Son obras de infraestructura que van a demandar años de construcción, pero además capital que de repente UTE solo no puede absorber. Eso es lo que nos hace mirar con mucha atención estos temas”, añadió Pereira.

Además, ayudan a la regulación de frecuencia secundaria (posibilidad de consumir o producir grandes cantidades de energía en forma rápida).

En casos de baja hidraulicidad también pueden contribuir a abastecer los picos de potencia recortando la necesidad de respaldo térmico.

http://www.elpais.com.uy