Coche eléctrico y energías renovables: el camino hacia la sostenibilidad

REVE

Ecooo considera que la apuesta por los coches eléctricos redundará en una mayor independencia energética que, tal y como señala la Comisión Europea, nos liberaría de tener que comprar combustibles fósiles a terceros países, en muchas ocasiones en situación de inestabilidad.

La Comisión Europea publicó el pasado jueves una comunicación en la que se esboza el plan para generar una red de transportes más sostenible y limpia en la Unión Europea.

El principal argumento del texto se refiere a la excesiva dependencia de la Unión del petróleo destinado al transporte: en 2010 el 94% del combustible utilizado en el sector del transporte era petróleo y el 84% del mismo era importado.

La Comisión también indica que el “coche verde” podría crear 700.000 empleos para 2025, generar “nuevas oportunidades para la industria europea y reforzar la competitividad europea en el mercado global emergente”. Asimismo, el texto afirma que esta medida contribuiría al objetivo de reducción del 60% de las emisiones de CO2 provenientes del sector transporte marcado para 2050.

En este sentido, la Comisión Europea propone un mix energético para combustibles en el transporte con una mayor presencia de combustibles alternativos como el gas natural licuado, el hidrógeno y la electricidad, entendida esta como ideal para distancia cortas en transporte terrestre.

El Estado español está tomando, sin embargo, la dirección contraria al no fomentar de manera efectiva y práctica el coche eléctrico. Según una información aparecida hoy en El País, el Gobierno (a través del plan Movele, aprobado en la anterior legislatura) pretendía que para 2014 hubiera 250.000 coches eléctricos en circulación. Para ello debían venderse 50.000 coches en 2012 y sólo se han vendido 437.

Por otro lado, el fomento del coche eléctrico viene ligado al desarrollo de las energías renovables y al potencial que tienen las mismas para adaptarse a picos fuertes de demanda de electricidad y a producir electricidad en el lugar donde se consume.

En este sentido, una combinación adecuada de energías renovables, eólica para los picos nocturnos de demanda y fotovoltaica sobre tejado para la demanda in situ diurna, es imprescindible para un desarrollo del coche eléctrico de manera eficaz y sostenible.

El mayor potencial del vehículo eléctrico redunda en la posibilidad de nutrirse de energías renovables sin necesidad de utilizar carbón, petróleo, gas o nuclear como combustible.  Si el fomento del coche eléctrico no va ligado a un aumento de las energías renovables, únicamente se trasladará la quema de combustibles fósiles del coche a las grandes centrales. No se solucionará el problema de emisiones de CO2  ni la dependencia actual de combustibles fósiles.

http://www.evwind.com/2013/01/28/coche-electrico-y-energias-renovables-el-camino-hacia-la-sostenibilidad/