Eólica en México: Parque eólicos beneficiarán a comunidades

REVE

Itzia Andrade puntualiza que las empresas eólicas no rechazan los liderazgos en las comunidades, contrario a ello, los fomentan. “Pero un liderazgo proactivo, participativo y que se ocupe del desarrollo de las comunidades”.

Rincón Tagolaba, distante a 20 minutos de Tehuantepec, Oaxaca, es una de las tres mil 900 localidades oaxaqueñas que no tienen luz eléctrica. La dispersa ubicación de sus viviendas imposibilita que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pueda dotarlas del servicio.

El costo es inalcanzable, pues cada habitante tendría que pagar más de 100 mil pesos para hacer posible apenas el inicio de las obras por parte de la paraestatal. La situación de Rincón Tagolaba, ubicada en el kilómetro 12+840 de la carretera Tehuantepec a Salina Cruz, se repite en esas casi cuatro mil poblaciones que tienen menos de 100 habitantes y las cuales, la CFE no lleva el servicio.

En esta comunidad el camino es de terracería, ninguna de sus calles tiene pavimentación, no hay agua potable ni otros servicios.

Aquí, la empresa eólica “Acciona” proyecta para 2013 instalar Pequeños Sistemas Fotovoltaicos Domiciliarios (PSDF) para que los pobladores cuenten con servicios básicos de iluminación.

Itzia Andrade Saynes, responsable de los proyectos sociales de la empresa Acciona, explica que esto forma parte de la política de responsabilidad social de la empresa y fue parte del acuerdo para permitir la instalación de los parques eólicos en el Istmo de Tehuantepec, después de un largo proceso de negociación.

Con el programa “Luz en Casa Oaxaca”, dotaron en 2012, en un plan piloto, de 200 PSFD a 11 poblaciones de la planicie costera en el Istmo, en beneficio de más de 800 habitantes.

La inversión total del PSFD es de tres mil 426 pesos, de los cuales el 50 por ciento es una aportación gubernamental y un 10 por ciento por parte del usuario como aportación inicial.

El resto lo pagará el usuario de manera diferida en dos años. Después, será propietario del PSFD y podrá gozar de los beneficios de la iluminación sin humos, sin riesgo de incendios y de intensidad adecuada para aumentar la capacidad productiva de las comunidades. La meta es beneficiar a 24 mil 800 habitantes con este sistema de energía que aprovecha la luz solar, una energía natural con mucho potencial en el Istmo.

Actualmente, Acciona –empresa internacional en energías renovables, entre ellas la eólica–, cuenta con 332 aerogeneradores en cuatro parques eólicos: Eurus, Oaxaca, Oaxaca II y Oaxaca IV. La inversión estimada en Oaxaca es de 1.2 millones de euros, pues las objeciones al inicio encarecen los proyectos.

“La empresa no está en contra de apoyar a las comunidades, lo que sucedía es que algunos líderes decían ‘queremos el dinero’ y nosotros, como empresa, no podemos darles dinero y menos a los líderes”, comenta Itzia Andrade.

Ahora, dice, el trato es directo con las autoridades en turno y el beneficio es colectivo.

El programa “Luz en Casa Oaxaca” es resultado de estos acuerdos con las comunidades, y su atención se hace de acuerdo con una programación, para que, de ser posible, se cubran esas 3 mil 900 localidades en el estado.

Leticia Sachiko Guillén Noguchi, responsable del módulo de desarrollo social en Tehuantepec, considera que este tipo de proyectos sí beneficia a las comunidades, pues también para el Gobierno estatal representaría una inversión millonaria sin cubrir la totalidad de las comunidades.

La funcionaria menciona que aún cuando en Tehuantepec no están instalados los parques eólicos, el beneficio de éstos también los alcanzará, como parte de la región del Istmo.

En 2013, comenta, seis comunidades de Tehuantepec contarán con sistemas fotovoltaicos y explica que la selección la determina la empresa a través de estudios que ella misma realiza.

Llevar luz a las comunidades es el proyecto más importante y ambicioso de esta empresa de capital español, pero no es lo único a lo que se comprometió para obtener la renta de las tierras.

Cita como ejemplo lo sucedido en La Venta: “Nos dimos cuenta que la gran mayoría de los bloqueos en contra del proyecto lo hacían mujeres. Hicimos un estudio y encontramos que sus actividades se limitaban al hogar, eran amas de casa sin otro tipo de proyectos, por eso tenían tiempo para ir a bloqueos.

“Cuando la gente se ocupa y ve la rentabilidad de sus tareas, se aleja de los bloqueos y las protestas. Ahora las mujeres tienen talleres de bordado, el bordado de la región y algunas están certificadas como capacitadoras, es decir, son líderes, pero otro tipo de liderazgos, nos apoyan en otras tareas con las que también se benefician”.

Estas mujeres líderes han creado una red de 30 mujeres voluntarias promotoras del autocuidado de la salud sexual y reproductiva. Mil 500 mujeres han sido atendidas en dos años y 80 hombres adultos se involucraron en la prevención del cáncer de próstata.

Se trabaja con mil jóvenes en temas como comunicación familiar, diversidad sexual, embarazo adolescente y enfermedades de transmisión sexual.

El potencial en el Istmo de Tehuantepec, dice, es el viento, pero también en su gente, como los jóvenes que han cursado la maestría en energía eólica y quienes comienzan a formar sus propias empresas en el Istmo. Acciona colabora con la Universidad del Istmo, con Mexfam y otras instancias, para realizar 23 iniciativas de acción social con una inversión de nueve millones de pesos en 2012.

La empresa destina el cinco por ciento anual de su producción para estos proyectos, que en comunidades como La Venta, han cambiado la forma de vida de los pobladores al mejorar la infraestructura de las escuelas, dotar de becas, reforestar e incentivar a emprendedores. Para la fabricación de postes de concreto del Parque Eólico Eurus, por ejemplo, se creó una cooperativa que dejó una derrama económica directa de un millón de pesos y hoy siguen operando los socios que son de la comunidad.

Cuando se habla directamente con los habitantes de las comunidades y sus autoridades, sin que medie la opinión de líderes, se avanza, porque entienden que es un beneficio mutuo, dice Itzia Andrade.

Y es esta forma de acercamiento lo que permitirá en 2013 avanzar con el proyecto “Luz en Casa Oaxaca”.

Para que en comunidades como Rincón Tagolaba, la actividad de sus habitantes se prolongue después de ocultarse el Sol y aprovechen sus recursos naturales.

http://newsoaxaca.com/