Donald Trump pidió a Farage oponerse a eólica marina cercana a su campo de golf

REVE

Según el diario The New York Times, el presidente electo habría pedido al ultraderechista británico que se oponga a un proyecto de energía eólica marítima previsto en las inmediaciones de uno de sus campos de golf en Escocia.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, expresó su agrado por que el líder interino del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) e impulsor del ‘Brexit’, Nigel Farage, fuese el embajador británico en Washington durante su mandato.

El pedido es muy poco convencional desde el punto de vista de la diplomacia, pues la desginación y nombramiento de embajadores es una tarea potestativa de cada Estado. No es nada común que un presidente o jefe degobierno haga este tipo de sugerencias a otro país.

A través de Twitter, Trump señaló que el líder ultraderechista “haría un gran trabajo” y que “a mucha gente le gustaría” verlo como representante británico en Estados Unidos.

 

Trump devolvió así a Farage el apoyo que este le prestó durante la campaña presidencial que le enfrentó a la demócrata Hillary Clinton.

El eurodiputado británico fue el invitado especial de Trump en un acto de campaña organizado en Mississippi el pasado agosto en el que hizo un llamado los republicanos a no caer en el desánimo pese a las encuestas negativas y a vencer el poder que representa Washington.

Además, Farage fue el primer político británico en reunirse con Trump tras la victoria en las elecciones del 8 de noviembre pese a que no juega ningún papel en la diplomacia del Reino Unido ni en su Gobierno.

Farage es un político ultraderechista y nacionalista que impulsó el proceso de separación de Reino Unido de la Unión Europea, que contra todo pronóstico como ocurrió con las elecciones en Estados Unidos, fue avalado en las urnas por el 52% de los británicos en un referéndum celebrado el pasado 22 de junio.

donald-trump-pidio-a-farage-oponerse-a-eolica-marina-cercana-a-su-campo-de-golf

Con este apoyo, Trump también reaccionó a los comentarios que el actual embajador británico, Kim Darroch, hizo sobre él en un telegrama secreto dirigido a la primera ministra, Theresa May, y filtrado por el The Sunday Times.

“El presidente electo es ante todo un desconocido recién llegado. Sus pronunciamientos en campaña podrían revelar sus instintos, pero con toda seguridad evolucionarán y estará particularmente abierto a las influencias externas si se le trata de la forma adecuada”, señaló el diplomático.

La relación de Truymp y Farage parece haber ido un poco más allá.

Es un asunto que ya había zanjado el Tribunal Supremo de Reino Unido que en el pasado diciembre favoreció al gobierno de Escocia y negó la razón a Trump que pedía detener el proyecto eólico.

Un asesor de comunicaciones de Farage, Andy Wigmore, presente en la reunión, explicó al Times que a Trump “simplemente no le gusta que (los molinos eólicos) le estropeen la vista” desde su campo de golf, ubicado cerca de la costa de Aberdeen.

La empresa sueca Vattenfall, de titularidad pública, anunció a mediados de este año su intención de invertir en el proyecto para que empiece a generar energía en 2018.

Una portavoz del equipo de transición de Trump, Hope Hicks, negó que el magnate inmobiliario pusiese sobre la mesa la central eólica en su reunión con Farage, pero al ser interpelada por el testimonio de Wigmore optó por no responder.