cambio-climatico

Marrakech muestra que la lucha contra el cambio climático no tiene marcha atrás

REVE

Las energías renovables como la eólica y la termosolar reducen las emisiones de gases de invernadero frente a los combustibles fósiles.

Culmina la Cumbre de Marrakech que debía concretar el Acuerdo de París mostrando al mundo que la lucha contra el cambio climático no tiene ni puede tener marcha atrás. Con la sombra de Trump planeando sobre la cumbre, se ha conseguido una declaración política de alto nivel que muestra la voluntad de seguir avanzando en la lucha contra el cambio climático. La comunidad internacional ha dicho rotundamente que hay que implementar el acuerdo de París.

Sin embargo, junto a esta noticia esperanzadora, también se han comprobado las dificultades que existen para dotar de la ambición y urgencia necesaria a los acuerdos. Las evidencias científicas nos muestran ya que el objetivo máximo de aumento de 2 ºC establecido en París no es suficiente y que con las metas asumidas por los Estados no se logrará frenar la temperatura, de modo que no suba mas de 1,5 ºC, que es el objetivo por el que hay que trabajar. Hay mecanismos de implementación que son urgentes y no es buena su dilación hasta el 2018.

La situación geopolítica internacional, la elección de Trump y la debilidad de la gobernanza global hacen que sea más difícil conseguir dotar a estos acuerdos de la ambición y el sentido de urgencia que se necesita.  Por eso es muy necesario desarrollar todo los posible la Alianza del Marrakech para la Acción Climática Global de modo y manera que los Estados no estén solos. Las empresas, las regiones, los municipios, las ONGs,  la ciudadanía, todos, deben involucrarse en la resolución del mayor desafío al que se confronta la humanidad. En ese sentido la Comunidad por el Clima recién creada en España es un buen ejemplo de este compromiso compartido.