Donald Trump

Donald Trump puede significar un desastre para el medio ambiente

REVE

¿Qué esperar de un presidente que niega el cambio climático? Nada bueno para las energías renovables.

Si las propuestas ambientales que hizo durante la campaña se llegan a aplicar, nos exponemos a perder parte de los progresos hechos para combatir el calentamiento global. A pesar de que para ello necesitaría el apoyo del Congreso, si algo hemos aprendido hoy es que todo el posible.

1. El año pasado, varios países firmaron el acuerdo climático de París, donde se comprometieron a establecer varias medidas para reducir los efectos de los Gases de Efecto Invernadero. Sin embargo, Trump es un conocido negacionista del cambio climático generado por el hombre (según él, es una invención de China para perjudicar la productividad de las empresas estadounidenses) y, por ello, prometió “cancelar” el acuerdo. Aunque técnicamente no podría retirarse en 4 años, su administración podría ignorar los propósitos prácticos.

2. Durante los últimos años, el presidente Barack Obama puso en marcha varias regulaciones, que incluían el Plan de Energía Limpia, para reducir las emisiones de dióxido de carbono de EE. UU. Trump también se comprometió a eliminar estas acciones ejecutivas que, según él, “destruyen puestos de trabajo”.  

En su opinión, combatir el calentamiento global es lo mismo que hacer de su país un lugar económicamente más débil. Como anunció al Miami Herald, esta clase de regulaciones están perjudicando a los negocios de los estadounidenses: “nuestros negocios no pueden competir en este país porque otros países no están obligados a hacer lo mismo que hacen nuestros negocios. Y eso no nos hace competitivos”.

4. Para el futuro presidente el trabajo que realiza la Agencia de Protección Ambiental (EPA) no solo es insignificante, sino que alegó que “lo que hacen es una vergüenza”. Fue una forma de insinuar que le gustaría deshacerse de ésta. De este modo, si el Congreso está de acuerdo, podría acabar con las regulaciones sobre la contaminación por mercurio, niebla tóxica y cenizas de carbón, entre otros.

Donald Trump

5. Como dijo en un mitin en Michigan, también pretende acabar con el gasto federal en programas contra el cambio climático. Así, anunció que su intención era derogar la financión destinada a energías limpias, incluyendo la destinada a I + D para energía eólica, solar, nuclear y vehículos eléctricos. Con el Congreso a su favor, eso sería factible.

En este sentido, anunció recortes de 100 mil millones de dólares en 8 años. “Vamos a poner a Estados Unidos en primer lugar, lo cual implica cancelar miles de millones de donaciones a las Naciones Unidas para gastos relacionados con el cambio climático, una cifra que Hillary quiere aumentar. Estamos regalando miles de millones de dólares”.

6. Obama hizo grandes esfuerzos persuadiendo a países como China para que fuesen partícipes del acuerdo climático global. Sin embargo, con la visión de Trump,   las garantías de que llegara a suscitar el sentimiento ecologista en otro país son prácticamente nulas.

Estas propuestas son más que suficientes para alarmarse. Porque, como se anunció en el informe del centro independiente de investigación, Lux Research, las políticas de Trump implicarían 3.400 millones de toneladas de emisiones de CO2 más que las de Clinton.

Aún así, no todo el mundo lo ve tan catastrófico.

“Su elección no es un buen presagio para el clima o asuntos más amplios del medio ambiente, pero estoy dispuesto a darle la oportunidad de demostrar su valía. Porque, por el momento, se desconoce”, dijo el director del Centro para la Investigación de Mitigación del Cambio Climático de Cambridge, Doug Crawford-Brown.  

[Vía VOX]

Alba Losada